jueves, 8 de mayo de 2008

En la sala.


Esta es de la clase de acuarela que dio Martha Avilés. No tiene una historia atrás. Hay una foto, en la que me inspiré, pero en ella no hay elefante y sí hay un chihuahueño en una calle. La intención era nada más crear una tensión que sugiera al que mira la imagen una historia. Y bueno, si uno se pone freudiano se sugiere todavía más...

2 comentarios:

Maldi dijo...

Pobrecito... Míralo que demacrado se ve. Esos zapatos del mal!! Le quitaron su color...

Juan Palomino dijo...

O el elefante se contagió del color de sus zapatos...