jueves, 8 de mayo de 2008

La princesa y la rana.





Pruebas para ilustrar el cuento de la princesa y la rana.

10 comentarios:

Lionel Flux dijo...

You very gotta know that you´re some kinda gifted motherfucker ese!
barbaro su trabajo!
keep el flow!
L. Flux

Trompetista de Falopio dijo...

Qué re chingón.

mercedes de la jara dijo...

Linda Princesa !

aitana dijo...

a mí me encanta la rana, con esas aletas para nadar... en realidad parece como un hombrecito adentro de una cabeza gigante... el muy tramposo quiere engañar a la princesa... pero está bien: es bien sabido que las princesas suspiran por ser engañadas... y fueron felices y comieron perdices... y vino el diablo y le dieron con la puerta en las narices.
Un abrazo de rana (con los pies).

Juan Palomino dijo...

Lionel: you are a fuckin' bilingual gifted mi amigo. gracias!
Trompetista: es un placer que mi blog sea visto por una bloggera profesional y tan talentosa como usted.
Mercedes: En realidad es una rana, pero gasta las riqueza del reino en muchísimo maquillaje, jeje.
Aitana: Lo descubriste! Menos mal que la historia ya se dio y ambos nadan juntos ahora que no son ni príncipes ni ranas. porque las princesas quieren ser engañadas pero nadie ha de darse cuenta antes que ellas del engaño. Creo.

aitana dijo...

toda la razón, juan: las princesas quieren ser engañadas pero nadie ha de darse cuenta antes que ellas del engaño... (y menos las revistas del corazón).

Citlali dijo...

Desde niña desarrollé un miedo enorme a las ranas. En mi baúl de recuerdos tengo, entre otras imágenes, escenas de un cuento que me leía mi papá por las noches. Creo que Saltana la rana fue el origen de mis pesadillas.

vania dijo...

hola primo, soy fan!

Juan Palomino dijo...

Primavania: Un placer que estés por aquí. Al final ya no quedaron así las ilustraciones, pero bueno, que gusto.

Juan Palomino dijo...

Citla: Saltana... órale, no tengo el gusto pero su nombre sí está de miedo. Nada más que aguas, no vaya a ser que por evitar a las ranas se te vaya algún príncipe...